viernes, 3 de noviembre de 2017

¡Gana en Internet!

Hay una nueva forma de acumular dinero ¡MUY FÁCIL! en la página hermana de FancitosUsando esa página, podrás conseguir dinero sin hacer nada. Te pagan sólo por mantener la página abierta. Todo lo que tienes que hacer es REGISTRARTE AQUÍ, dejar abierta una ventana y recibir pagos cada minuto, cuando acumules $3.00 puedes cobrar a través de tu cuenta PayPal, ¡así de fácil!
También puedes promocionar tus páginas web o tus redes sociales y conseguir visitas y tráfico para mejorar tu posicionamiento en Google.

**********

¡Recomiendo lo que yo he probado y me han dado resultado!


 DameFans
Consigue seguidores en tus redes sociales y referidos en tus páginas para ganar dinero, promociona tus links de cualquier acortador de enlace. 

OTRAS OPCIONES SIMILARES


Fancitos | Comparte un clic!

Fancitos / Comparte un clic, es muy bueno, paga bien, puedes retirar tu dinero a través de PayPal cuando hayas alcanzado los $5.00

FanporFan

En fanxfan puedes retirar tu dinero a través de Paypal cuando hayas alcanzado los $10.00

Unique 1:1 Traffic Exchange



Lo bueno de todas ellas es que puedes promocionar tus sitios y conseguir referidos de cualquier negocio piramidal en la que estés involucrado y obtener de eso mejores resultados en tus ganancias en línea.

Otras muy buenas opciones recomendadas

PUEDES PROBAR LLENANDO ENCUESTAS


LEYENDO CORREOS


O ACEPTANDO CAMPAÑAS PUBLICITARIAS EN TUS REDES SOCIALES



Todas estos recursos son los que yo uso, por eso los recomiendo, algunos me han dado mejores resultados que otros, pero todo está en el tiempo que le dediques, tu ordenador o dispositivo que uses y tu paciencia. Con el que más he ganado y a un plazo más corto es con SocialPubli a mí me ha resultado porque tengo muchos seguidores en mis redes sociales.
¡Te deseo lo mejor!

La Cegua por Rubén Darío

La cegua

 (Leyenda fantástica nicaragüense)

Cuadro dramático

Personajes: Juan y Manuel


I

Al calor de una brillante
aunque muy rústica lámpara,
dos hombres solos conversan
sentados en una hamaca
que sostienen los horcones
de una casita de paja.
(Casita que allá en el tiempo,
lector, de esta historia exacta,
estaba, según contome
mi abuela..., estaba situada
en la división que hay
entre León y Subtiava.)
Bien: pues los dos personajes
que charlaban en voz baja,
entablan aqueste diálogo
con voz un poco más alta:

JUAN             –Bien: ¿y cuándo la miraste?

MANUEL     –Ayer en la madrugada.

JUAN             –Dime: ¿y no te propusiste
                        cogerla?

MANUEL     –Pues, hombre, vaya
                          que tú tienes ocurrencias
                          que de reírse dan ganas.

JUAN             –Pero yo creo, Manuel,
                          que llevarías tus armas.

MANUEL   –Dices bien, hombre, Juanillo.
                     Yo una pistola llevaba
                     y un machete tan templado,
                     que partía cuatro tablas.
                     Más cuando vi la figura
                     y escuché la carcajada,
                     no hice más, amigo mío,
                     que ofrecer a Dios mi alma,
                     y...

JUAN             –Eres cobarde, Manuel...
                        Sin embargo, escucha.

MANUEL     –Habla.

JUAN             –Sabe que tengo un secreto
                        contra ceguas y fantasmas.

MANUEL     –¿Y cuál es?

JUAN             –Escucha, amigo:
                        es un poco de mostaza
                        que me la bendijo ayer
                        el buen cura de Subtiava.
                        Bien; la mostaza bendita
                        se riega por donde pasa
                        la cegua; al pasar, pues, ella,
                        a recogerla se para;
                        y como es grano por grano,
                        se está hasta que viene el alba,
                        recogiendo y recogiendo
                        los granos de la mostaza.

MANUEL     –Es un secreto excelente,
                        y podemos agarrarla.

JUAN             –Y con la ayuda también
                        del señor Pablo Villalta.

MANUEL     –¿Y vendrá don Pablo ahora?

JUAN             –Ya son las diez, y no tarda
                        quedó a esa hora en venir,
                        y cumplirá su palabra.

MANUEL     –Pues es mejor que vayamos
                        nosotros a su morada,
                        para evitarle el trabajo
                        de caminar cuatro cuadras.

JUAN             –Está bien; ¿quieres un trago
                        de «cususa»?

MANUEL     –Muchas gracia
                        si tú me haces el favor,
                        lo agradecerá mi alma.

JUAN             –Pues toma; y te vas ahora
                        para la casa de Braulia
                        y le dices que te dé
                        la botella de mostaza.
                        Yo me voy donde don Pablo;
                        pero ponte presto en marcha,
                        que nos hallarás, seguro,
                        en la esquina de la plaza.

MANUEL     –Bien: pues hasta luego.

JUAN             –¡Adiós!
                        ¿Las diez y media?... Aun falta.

   Y tomando su sombrero
al decir tales palabras,
puso un candado a la puerta
de madera de la casa,
y tomando calle arriba,
se perdió, anda que anda.

                 II

   Allá en el año cuarenta y cuatro,
cuando la guerra de Malespín,
fue por el tiempo que hubo de verse
a escena esa que describí.

   En aquel tiempo, el alumbrado
(aunque me pese, siendo de León),
lector, estaba tan olvidado,
que había calles sin un farol.

   Y en las que había, lector querido,
era tan triste su claridad,
que raro era que allí de noche
saliera alguno por pasear.

   Sólo se oía de vez en cuando
de algún sereno la seca voz;
de las lechuzas los recios gritos,
o de los vientos la confusión.

   Y en ese año cuarenta y cuatro,
cuando la guerra de Malespín,
un día viernes, dice la historia,
hubo de verse con gran alarma
lo que ahora empiézoos a describir.

III

   Entre las confusas nieblas
de la calle Nacional
van caminando tres hombres
con un paso funeral.
Hablan muy bajo entre ellos,
pero no dejan de andar:
la recelosa mirada
a veces vuelven atrás,
y en sus rostros se adivina
una terrible ansiedad.
Tomaron la calle arriba;
mas a una esquina al llegar,
se detuvieron los tres,
y dijo uno:
–Va a sonar
la hora en que dicen se ha visto,
y nada... Escúchame, Juan:
tú te quedas a esperarnos
en este mismo lugar,
mientras nosotros iremos
a buscarla, ¿oyes?–¡Ya, ya!
Déjame lo necesario
y aquí les voy a esperar.

   Diole un revólver Manuel
que no era otro aquél, a Juan.
Sentóse él en unas gradas,
y presto violes marchar.
Pasó como un cuarto de hora;
Juan comenzó a bostezar,
y cuando pasó otro cuarto,
encontró dormido a Juan.

IV

   Chirridos infernales, y voces y maullidos,
y horrendas carcajadas se oyeron resonar;
y al rato se escucharon más cerca unos silbidos,
los cuales despertaron súbitamente a Juan.

   Tomó el revólver presto, con mano temblorosa,
y redobló su miedo cuando a ninguno vio;
y el eco moribundo de voz triste y llorosa,
de sus oídos muy cerca se escuchó.

   Mas pronto allá a lo lejos,
a pálidos reflejos
de vacilante luz,
sus ojos contemplaron...
un fúnebre ataúd.

   Y oyó mil bufidos
y lúgubres ecos,
y oyó golpes secos
en gran confusión;
y horrendo fantasma
junto a él se paraba,
y se extraviaba
su obscura razón.

   ¿Quién eres –le dijo–,
fantasma horroroso?
Y risa estridente
la respuesta fue.
Entonces sintiose
sin fuerzas ni aliento,
y en vértigo horrible
cayó recostado,
y quedó tendido
junto a la pared.

V

   Al rato se oyeron pasos,
y más y más se acercaban,
hasta que por fin llegaron
donde Juan tendido estaba,
dos personas: Manolillo
y don Pablo de Villalta.

   –Juan –dijo Manuel–, ¡Juanito!,
¡por vida de Dios, levanta!...
Y Juan, abriendo los ojos,
sólo dijo: ¡Dadme agua!
 –Pero, Juan–dijo don Pablo–,
¿qué te ha sucedido, ¡cáscaras!...,
que todavía temblando
está tu mano, y helada?
–¡Ay!... replicó–, ¿qué no oyeron
ustedes las carcajadas,
y los silbidos, y los...?
–¡Calla –dijo Manuel–, calla;
que allí nos hemos estado
en esa vecina casa
viendo todas tus figuras
y aspavientos! ¡Calla, maula!
Este chasco es, caro amigo…,
para probarte que es nada
tu miedo; y que es también
tradición errónea y falsa
lo que nos han transmitido
sobre la tal ceguanaba.

VI

   Lector mío, si en León,
en un hotel o posada
con el criado o con la criada
entablas conversación

   (te lo aseguro por cierto),
de lo primero que te hablan,
si contigo charla entablan,
es de aparecido o muerto.

   Y a la redonda una legua
(no es preciso que la midas)
al primero que le pidas
que cuente algo de la cegua,

   te dirá que es monstruo horrendo;
que al mortal anda espantando;
que por andar va volando,
mil silbidos repitiendo.

VII

   Después que os he dado tregua
para que penséis en calma,
creo, lectores de mi alma,
que ya conocéis la cegua.

VIII

   ¿Ves esa vieja rechoncha,
con su enagua y su «güipil»,
que parece, ¡voto a mil!,
toda su cara una roncha?...
¿Caracol fuera de concha,
en su pie negro zapato,
y que hace pasar mal rato
por su hija al pobre marido?...
Pues ésa, lector querido,
es de la cegua el retrato.

   ¿Ves a don Antón? Pues bien:
siempre anda vistiendo luto,
padeciendo de escorbuto,
y con un cierto desdén.
¿Amigo de fray Andén,
rezador de lo divino,
y que pasa por Quirino
un día en el templo hincado?
Pues ése, lector amado,
es la cegua en masculino.

   El petulante de Andrés,
mal educado, importuno,
que dice uno, y uno, y uno,
por no decir claro tres;
peinándose... ¡Si lo ves!...
Dándose olor, no da tregua;
y trasciende a media legua:
¡con un aire mujeril!...
¿No le dicen, ¡por San Gil!,
cegua a éste tal, por cegua?

   Pasea usted diligente,
y le silban a su espalda.
¿Y quién es?... Pues es Ripalda
que de usted ríe insolente.
Luego, el estudiante Cleto
le pega a usted un porrazo…
¡Oh! ¡Me has pegado, bribón!
¡Señor, fue una contingencia
Y en esos dos, su excelencia
¿dos ceguas no ve en cuestión?

   En fin: en todo mortal,
algo de cegua se encuentra:
en el que se va, y el que entra
en este mundo ideal.
De todo ser terrenal,
aun del que os sea más grato
esperad siempre un mal rato
que hallaréis fotografiado
en uno o en otro lado
de la cegua el fiel retrato.

6 de agosto, 1881.

viernes, 20 de octubre de 2017

Leyendas de Nicaragua (vídeos)

El manantial encantado del Mombacho

El Sisimique

El Cadejo

La Carretanagua

La Cegua

El Gritón

Los duendes del Chonco

El Mosmo

Las cadenas del diablo

La Llorona

La pijiada del muerto



jueves, 19 de octubre de 2017

"Los cuentos de mi abuela" es la primera sección de cuentos del libro: Cuentos y Mitos de Nicaragua
El Cadejo

Pues hombre, yo nunca les tuve miedo a esos espantos, cuando a mí me salían les decía malas palabras, chanchadales les decía y se iban, es que solo así dejaban de estar molestando...

—Así comenzó mi abuela a contarnos sus cuentos. Mi “güela” (así le decíamos "guela"), le echó más gas al candil, un candil grande que ella misma hizo con una botella de vidrio transparente y grueso, echaba humareda, pero eso no nos molestaba porque estábamos en el alero, estilo porche de la casa, y en donde estaba amarrada a dos pilares, la hamaca en que la güela se mecía, ella continuó diciendo:
... Yo estaba muy cipota pero me acuerdo bien haber visto muy asustado a mi abuelo Perfecto una noche que llegó a la casa bien asustado, él comenzó a decir que El Cadejo lo venía siguiendo; nos dijo: «Venía caminando despacio porque vengo con mis tragitos, de pronto escuché un gruñido, ¡Eh! ¿Y eso?» —dice él—. El ruido venía del mismo camino por dónde iba a pasar, pero no miraba bien porque estaba muy oscuro, después oyó unos paso detrás, a sus espaldas y dice: «¡Ay Diosito! Hasta el guaro se me fue quien sabe dónde». —Él pensó en lanzarse a un lado del camino, pero era “pior” porque de seguro lo mordía alguna que otra culebra. Se quedó paralizado y agarra una gran piedra y “con los huevos a tuto” camina hacia donde él creía que estaba esperándolo El Cadejo malo, el perro negro, porque el blanco es el bueno y es el que protege a la persona de ese otro perro que es arrecho, ¡Ah! pero si uno le tira piedras al blanco para que no lo siga, éste también ataca, lo mejor es dejar que los dos se peleen y salir corriendo. A pues, mi abuelo Perfecto con la piedra en la mano se acerca y... nada, el cielo se despejó y no vio nada, y por detrás todavía escuchaba el ¡trakc! ¡track! y es que a esos animales le truenan los “güesos” de las patas cuando caminan, escuchaba esos pasos como se acercaban a él y pega la carrera sin mirar atrás, hasta llegar a la casa todo cansado, sudado y asustado con el corazón ¡pum, pum, pum! latiendo a todo mamón. Nosotros le dimos agua y ¡glu! ¡glu! se la tomó rápido. Cuando se calmó es que comenzó a contarnos lo que le acababa de pasar.







La Carretanagua

Esto le pasó tiempo después a un amigo de mi papá con el que salía de parranda, don Nacho. Era una noche con tormenta, que nadie salía de sus casas, todos con las puertas y ventanas cerradas, era temprano pero estaba oscuro...
— ¿Había luz eléctrica en ese tiempo güela? —La interrumpimos.
—Sí, si había pero sólo unas cuantas casas tenían, los que podían, si esto era un pueblo con sólo unas cuantas calles y casitas.
— ¿Ajá?, Siga.
...Apues, nadie asomaba la cabeza todo árido aquello y ¡chissss! Aquella lluvia incesante, no era fuerte pero no paraba de llover y ¡bruum! se oían unos truenos y se veía relampaguear, de pronto ¡crach! ¡crach! ¡crach! no eran truenos, ni árboles cayendo, ni cualquier otra cosa; sino el traqueteo de la carreta jodida, La Carretanagua.
Nadie quería asomarse para verla cuando estaba pasando en frente de sus casas, todos con miedo, sólo don Nacho, que se quedó lempo como un fantasma, hasta parecía una hoja de papel, ¡pálido, pálido, pálido el pobre! y es que abrió la ventana el curioso, le pega la brisa con un viento que sopló, estaba mojado pero eso ni lo sentía, porque con “los chonetes pelados” estaba viendo a La Quirina con su carreta jalada por dos bueyes flacosélnos contódías despuésque esos bueyes eran sólo cuero y güesos”. Y entonces se va de espadas, casi le da un infarto.
Alláaa... al rato, ya no se escuchaba más el traqueteo de la carreta, claro al llegar a la esquina la carreta ya no puede pasar porque las calles forman una cruz, se desaparece y vuelve a aparecer en la otra calle. Pero el pobre hombre casi se lo vuela por el susto que le dio, sólo a él se le ocurre mirar y así les pasó a varias personas, a algunas si se les paró el corazón o se enfermaron y murieron a los días. En esta calle pasaban todas esas cosas: La Chancha Bruja, La Mona, hasta La Procesión de las Ánimas Perdidas, por eso es que pusieron esa cruz en la esquina, ahí en el tope, que antes era de madera pero se pudrió, ahora es de cemento, pero ¡uuuh! ya tiene bastantes años desde que pusieron la primera cruz en ese lugar.

—Mi güela y sus cuentos, así terminó el segundo bastante interesante.
—Le preguntamos que si tenía un “relato” de La Cegua, ella nos dijo que sí y comenzó a contarnos.







La Cegua


Esto le pasó a un fulano que ya ni recuerdo su nombre, era enamorado de una prima, era muy bonitilla la jocoteada con su cuerpecito delgado pero caderuda, ¡eeeh! pero ese hombre era bien mujeriego, por eso es que no le hacía caso la Felipa, que así se llamaba la prima, ella fue la que nos contó lo que le pasó al fulano ese, Julián creo que se llamaba, él le contó a ella que una vez fue a visitar a unos familiares allá por El Viejo, familiares decía él que de seguro era alguna queridita que tenía escondida, entonces dice que él se fue a pies, estos lugares eran diferentes no son como ahora, las casas no eran tan seguidas y habían trochas donde la gente tomaba atajos para llegar más rápido, Julián salió ya de tarde, todavía había claridad cuando pasó cerca de un casita que estaba abandonada, se había encontrado con un señor que iba a caballo y le había dicho que no pasara cerca de esa casa porque estaba embrujada y que ahí vivía La Cegua. Pero Julián no se podía desviar, entonces pasó ya con miedo caminando lo más rápido que podía y de pronto que se queda quieto al ver una mujer vestida de blanco que se le acercaba, y dice ¡La Cegua! pero no fue tonto ya que iba preparado, ya sabía desde que salió, que ahí vivía La Cegua, iba preparado con granos de mostaza, pues él sabía que si le arrojaban al suelo a las Ceguas granos de mostaza éstas no podían resistir las ganas de recogerlos todos uno por uno y de esa manera al que están por atrapar le da oportunidad de salir corriendo y escaparse, pues así hizo, tembloroso el hombre les tiró los granos que llevaba en un saquito, y La Cegua se puso a recogerlosél decíaque eran varias, tres o cuatro, caminaban rápido y no se les veían los pies parecía como que flotaban y tenían una larga cabellera como mecate de cabuya y los dientes; unas los tenían de cáscara de plátanos y otras de granos de maízno se les veían los ojos por el pelo que le tapaba casi todo el rostro y las manos con los dedos largos y unas uñas grandes eran como de palo, parecían ramas.
A varios atrapaban esas mujeres, pero sólo a los trasnochadores y mujeriegos, dicen que los dejan todos dundos y así pasan días, tardan en volver a normalidad, por eso cuando uno es dundo, así todo jambeco, le dicen que parece jugado de Cegua. Pero a ese Julián no le hicieron nada por los granos de mostaza que llevaba, mucha gente caminaba preparada con objetos benditos como el cordón de San Francisco para protegerse de cualquier espanto porque hay que ver cuántas cosas se miraban antes.
Una vez —continuó diciendo la güela— mi abuelo Perfecto atrapó una Cegua. Él estaba bañándose en el río muy de mañanita, cuando escucha decir: ¡Perfecto! ¡Ohe, Perfecto! ¿Sos vos Perfecto? vení ayudame.
Se viste mi abuelo; se pone su pantalón, se lo amarra con su cordón bendito, se pone su cotona, sus caites y su sombrero de paja.
—Sí ¿quién es?, preguntó.
—Soy yo, Jacinto.
— ¡Idiay Jacinto! ¿Qué haces ahí?
Era un campisto que vivía cerca y que estaba enredado metido en unos bejucos tras unos matorrales, allí a la orilla del río.
— ¿Pero qué te pasó hombre?
— ¡Estas brujas fueron!
— ¿Quienes?
—Pues las Ceguas, sólo para molestar sirven.
Y las Ceguas: ¡cuas! ¡cuas! ¡cuas! Se escuchaban carcajearse no muy largo de donde ellos estaban.
Mi abuelo ayudó a Jacinto a salir del las enredaderas y dijo enojado:
—Van a ver las muy bandidas, espérenme que ahí voy.
Se quita la cotona y se la pone al revés, luego se saca su cordón bendito, el que caminaba como cinturón, y una cutacha que tenía forma de cruz, se acerca a una de las Ceguas, estas tenían el cuerpo de tallo de cepa, pelo de cabuya y dientes de pétalos de alacate, una flor de monte amarilla. Apues le pone la cruceta de frente y... ¡ésta que se va de retroceso! Le tira el cordón bendito y se queda La Cegua quieta, la laza del pescuezo con un mecate y la amarra a un palo.
—Perfecto dejame ir—. Le decía La Cegua con voz áspera.
— ¡Ah! con que me conocés, decime quién sos.
—No puedo Perfecto, sólo dejame ir.
—Si no me decís quién sos, te llevo donde el cura.
Y no habló, entonces mi abuelo la llevó donde el cura jalándola con el cordón bendito. Allá la amarraron en una palmera frente a la iglesia y el cura le dio unos riendazos con unas coyundas remojadas con agua bendita y la mujer hasta que se retorcía y gritaba como endemoniada, luego la soltaron y le tiraron granos de mostaza, allí amaneció recogiéndolos, al rato se murió de pena, porque ya todos sabían quién era, conocida era la muy chancha.
Así termina otro cuento la güela, ahora fueron dos por uno, cortos pero interesantes como los anteriores, iguales son los que siguen.
—Güela ¿y cómo son los granos de mostaza? —le pregunté.
— ¡Asiii chiquititos! —fue lo único que respondió enseñado sus dedos índice y pulgar apretados.
—A mi abuelo también le salió el hombre sin cabeza o El Gritón como era conocido.
— Dijo la güela y así comenzó otro cuento.






El Gritón


Bueno, y es que a mi abuelo le salió de todo: él era perseguido por El Cadejo, a él le salió El Mosmo, a él la Chancha Encaitada, La Mona, El Gritón, a éste así lo llamaban porque antes así se comunicaban los campistos, con gritos, para saber quién andaba “poraí”, ese señor que quedó sin cabeza era un hombre que andaba buscando unas vacas que se le habían perdido, hay andaba montado en su caballo gritando: ¡Hay va hom! se metió a la espesura de la selva en el cerro El Chonco y con mala suerte que el caballo se asustó por los rugidos del tigre que andaba cerca y sale a todo galope el animal y pasa por unos bejucos que estaban colgados y le pasa arrancando la cabeza al pobre hombre y el caballo se desnucaasíandaba sin cabeza y todavía montado en su caballo.
Mi abuelo lo escuchaba de vez en cuando, hasta que un día se topó con él. Esa noche lo escuchaba bien cerca ¡Hay va hom! gritando, y rápido se puso su chaqueta de dril al revés y sacó su cordón bendito y lo puso de frente con la mano estirada en dirección de los gritos y El Gritón pasó de largo, sólo la sombra miró pero aún así pudo observar que el hombre no llevaba la cabeza.
Sí, es que antes todo era monte, montaña espesa y muchos campistos desaparecieron sin dejar rastros, ese cerro El Chonco era selva casi impenetrable, de todo animal habíaabundaban los venados, las guardas tinajas, los cusucos, todo eso, la gente tenía bastante para comer, no padecían de hambre, hasta frutas por todos lados habíaahí estaban losárboles llenos de frutas, si estaban cerca de una casa, sólo pedía permiso y cortabas hicacos, mangos, mandarinas, fruta de pan, aguacates y otra más.A los animales los cazaban con perros y algunos que tenían escopetas. Pero el garrobo no se comíase miraban los grandes garrobones, iguanas verdes grandotas, ¡Ah! Pero se tenía uno que cuidar de los animales feroces como los tigres y leones que ahí vivían. Con el deslave de 1960 eso quedó todo pelado, poco a poco se fue recuperando pero ya no como antes por la misma gente que comenzaron a despalar para cultivar. Pero antes del deslave ese cerro estaba resguardado por los duendes.









Los duendes del Chonco

Allá de vez en cuando se aparecía un amigo de mi abuela Cesaria, llegaba y le decía:
— ¡Ideay Cesaria! ¿Cómo estás?
— ¡Eh! ¡Ideay Chicoyo!
Se llamaba Francisco, pero le decían Chicoyo, quien sabe por qué.
—Aquí te traigo —le decía él. Eran unas frutas hermosas, grandotas, unos grandes plátanos que nunca se habían visto por estos lados, unos zapotes con bastante comida grandotes también.
—Hombre, Chicoyo y vos ¿de dónde sacás todo esto, estas frutas tan grandes? —le preguntaba mi abuela.
— ¡Ah! es que por ahí tengo unas tierritas muy buenas, siempre tengo de todo, por hay te traigo más otro día que pase —le decía.
Por allá a los días se aparece: Adiós Cesaria hay paso de regreso dejándote frutas —le dijo.
Pero bueno, nunca faltan los curiosos, uno de los hermanos de mi abuela, mi tío Isidoro, se va detrás del tal Chicoyo.
Tengo que saber donde tiene éste esas tierras —decía— y lo va siguiendo de larguito cuidando que no lo mirara, él en sus caballo y mi tío a pies, luego ve que Chicoyo se mete en la selva, ahí en El Chonco y se le pierde de vista,él quiere entrar tambiénpero le sale un hombrecito, así la mierdita, bien chiquito, si parecía un cipotito pero con cara de viejo. Apues, se le aparece y todo odioso le dice:
—De aquí no pasás, devolvete.
—Cómo que devolvete ¿por qué no puedo pasar? —le pregunta mi tío.
—Que no vas a pasar te digo y haceme caso.
Arrecho el hombrecito. Entonces le hace caso mi tío y se regresa.
—Y éste jodidito ¿por qué no regresó a Chicoyo? ¿por qué sólo a mí?
Bueno, y llegó a la casa, al rato llega Chicoyo:
—Cesaria ya voy de regreso tomá estas frutas, no traje muchas pero aquí te dejo.
Cuando ya va de salida le dice mi tío:
— ¡Ajá Chicoyo! Ya sé que tenés un arreglo con esos duendes del Chonco, andá hombre no seas malo y deciles que me ayuden a mí también, no ves que tengo que darles de comer a una marimba de chavalos, con esas frutas suficiente para todos, hasta podría sembrar las semillas.
—Está bien, vamos pues, te voy a llevar —le dijo y se van.
Allá al rato llegan a una quebrada donde estaba, del otro lado, un gran palo de jocote, entonces Chicoyo le dice:
—Mirá Isidoro, yo me voy a ir al otro lado de la quebrada, detrás de esa loma y vos quedate a este lado, no te crucés —y se fue.
Mi tío se puso a recoger jocotes de unos palitos que estaban allí. Como a la hora los recoge todos y dice:
—¡Eh! voy a recoger más del otro lado de la quebrada, de ese gran palo que está allá, a mí nadie me va a decir que es lo que tengo que hacer —y se cruzó, él que pone un pies al otro lado de la quebrada y lo palmean, escucha unas palmadas como cuando llaman la atención a un niño.
— ¿Y eso? —dice él asombrado, pero no miraba a nadie y sigue caminando, lo vuelven a palmear. Ya la cagaron estos enanos —dijo y en ese momento aparece Chicoyo con el caballo cargado de frutas, repletas las alforjas, hasta que venía cansado y sudado el pobre animalito.
—¡Ideay! no te dije que no te cruzaras, vámonos que aquí llevo bastante frutas para vos y tu familia —y se fueron del lugar.
Así era Chicoyo ayudaba al que podía pero nunca supo nadie que es lo que había hecho, qué trato tenía con los duendes, dice la gente que esos duendecillos se robaban a las muchachas cuando se enamoraban de ellas, pero tenían que ser bonitas para que se la llevaran y la familia recibía favores a cambio. Decían que Chicoyo tenía una hija joven muy bonita y que ya hace tiempo no la veían.

Así termina de intrigante uno más de los cuento de la güela. Nos acomodamos mejor para escuchar el otro y uno de mis hermanos le preguntó:
— ¿Güela y qué cosa es El Mosmo que dijo que también le salió a su abuelo Perfecto?


                      



El Mosmo

El Mosmo es un espíritu burlónes un chompipe, pero sólo la mitad, como que lo partieron de arriba hacia abajo, sólo tiene una pata y un ala, es la mitad de su cuerpo nada más. Cuando le salió a mi abuelo se atracó con él, le salió en el patio de la casa cuando estaba sacando la bacinilla a media noche, la vaciaba al fondo del solar, esa vez se le aparece El Mosmo saltando de un lugar a otro, claro como sólo una pata tenía entonces saltaba y ¡Purururuu! Hacía una bullaranga como hacen los chompipes con el ala extendida. Mi abuelo le saca su cutacha de cruz que nunca se la despegaba, y se la pone de frente, sale aquel animal brincando hacia el monte perdiéndose en la oscuridad, de pronto le aparece por detrás y le pega una patada en la espalda a mi abuelo. «¡Hey jodido!» dice éste y se da la vuelta rápido y le pega con la bacinilla, allá fue a dar contra el cerco el jodido animal, pero se levanta y zafa para el monte, ya no regresó. Al entrar a la casa mi abuela le pregunta que qué era esa bullaranga que se tenía, «era El Mosmo», le dijo él muy tranquilamente y se acostó a seguir dormir.
Y es que hay espantos que son espíritus como El Mosmo, pero también hay gente que se transforman en Ceguas, en Monas y en Chanchas Encaitadas que se le llama así porque esa chancha cuando camina va haciendo un ruido como que lleva  caites, era difícil verla pero cuando la lograban ver se les tiraba encima queriendo morder con unos chillidos fuertes, la muy jodidas mujeres se trasforman en esas cosas para andar molestando a los demássólo por eso.


              


La Mona 

En monas se convertían mujeres vagas, aquí había una mujer que vivía sola y que sabía la vida de los demás, cualquier secreto ella ya se daba cuenta rápido y era para eso que se convertía en mona, le rezaba al diablo, hacía una oración que sólo ellas sabían, daba tres volteretas hacia adelante y la piel se les caía, ya quedaba como mona, igual a una mona con cola y todo, ahí dejaba la piel mientras andaba de árbol en árbol y hasta encima de las casas buscando a quién seguir o ya tenía visto al que iba a espiar o la casa en que iba a escuchar la plática de los demás.
Cuando siguió a mi abuelo éste venía de una vela de un campista que le había caído un rayo, pero mi abuelo ya sabía que La Mona venía detrás.
«¡Ah, sí! Con que me venís siguiendo, ya vas a ver» dijo él. Pero bueno, pasó. Ya mi abuelo sospechaba, quien era la que se transformaba, muchos sabían que era esa mujer que vivía sola, entonces mi abuelo fue donde el cura y le contó todo, el cura le dijo:
«Tomá este frasquito que contiene agua bendita, llegá a su casa cuando sepás que ella anda afuera convertida en mona, la esperás, pero que no te vea, esperás que dé tres volteretas hacia atrás para que se le suba la piel y cuando eso haga ella queda como adormecida, entonces aprovechá y le echás el agua bendita y ahí la dejas, vas a ver que nunca más se va a poder transformar en mona aunque lo intente una y otra vez.»
Así hizo mi abuelo, fue a la casa de la mujer:
¡Buenas!, dijo cuando llegópara asegurarse que no había nadie y allíestaba la piel en el piso, toda recogida como que era una vestimenta de trapo, la casa estaba toda oscura, sólo un candilito que estaba sobre la mesa era el que medio alumbraba.
No sé si él no le entendió bien lo que le dijo el cura o es que no quiso esperar a que llegara la mona, tal vez sintió miedo, la cosa es que él le echó el agua bendita a la piel que estaba ahí y se fue. Cuando llega la mona, ésta da las tres volteretas hacia atrás y dice súbete piel, pero no se le sube, por más que intentó no pudo transformarse nuevamente, daba las tres volteretas y volvía a decir súbete piel y nada y así se quedó mona por el resto de su vida. Ya no molestaba a nadie, los pobladores como la conocían y ya sabían de quien se trataba, le daban de comer y la cuidaban hasta que murió de vieja.


  

Procesión de las Ánimas

Esto le sucedió a mi mamá, una noche cuando la luna estaba grande y redondita, iluminaba como que estaba amaneciendo, mi mamá se levanta quién sabe a qué, su cama quedaba pegada en la parte de la casa que daba a la calle, mira entre las rendijas de las tablas unas luces, abre la ventana y ve que estaban pasando un grupo de personas encapuchadas, iban en fila a cada lado de la calle, cada uno llevaba en sus manos una candela encendida, caminaban sin hacer nada de ruido, sin hablar, todo en silencio y es por eso que nadie se daba cuenta de que estaban pasando y no salían a ver, todos estaban dormidos pues eran casi la media noche, sólo mi mamá que nos despierta para que fuéramos con ella, abrimos la puerta para ver la procesión que pensábamos que era de algún santo, en eso uno de los encapuchados, el último de la fila se nos acerca y le da una candela a mi mamá, extrañadas nosotras cerramos la puerta y nos fuimos a dormir todas acurrucadas muertas de miedo, mi mamá no dijo nada, sólo apagó la candela que le habían dado y la guardó en una gaveta de una mesita en donde tenía encima una imagen de San José.

Bueno, al día siguiente comentamos sobre la rara procesión y nadie nos creyó, tal parecía que sólo nosotras fuimos testigo de lo que pasó, en eso mi mamá se acuerda de la candela regalada y al abrir la gaveta mira que en vez de la candela estaba un hueso y dice con asombro: «¡Lo que vimos anoche fue La Procesión de las Ánimas Perdida!» Y nos quedamos con la boca abierta y el corazón que casi se nos salía. Esto sucedió porque la cruz de madera que estaba puesta en el tope de la calle, se había caído hace algunos días, hasta que pusieron la cruz de cemento que es la que está ahora.

—Güela, una vez nos contó que a usted la molestaban los espíritus. ¿Cómo fue eso?






Espíritus burlones

¡Aaah! Sí. No había nacido tu mamá todavía, estaba chiquita tu tía Elvira, que fue la primera que nació, yo siempre la ponía en una “maquita” hecha de saco y la mecía hasta que se dormía, así me dejaba hacer las cosas de la casa, pero cuando la hamaca se detenía la pirrimplina se despertaba y comenzaba a llorar, entonces llegaba a mecerla. Allá al rato oigo que está en carcajadas la chavala, voy a verla y estaba en grandes mecidones, unas mecidas que yo miraba que ya se iba a caer la Elvira. ¡Hey, carajo! grito yo, detengo la hamaca y les digo a los espíritus: ¡me van a botar a la chavala, pues! no estén jodiendo. Sólo di la media vuelta y la hamaca comienza a merecerse de nuevo, ¡bueno!, y comienzo a regañarlos y a putiarlos. Es que sólo diciéndoles malas palabras ellos se van, pero esa vez sólo se calmaron por un rato. Escucho en la sala ¡plof! ¡plof! voy a ver y estaban unos jícaros regados en el piso, como en el patio había un palo de jícaro cargado, los jodidos los habían ido a tirar a la sala. ¡A la p...! digo, y me pongo a recoger los jícaros, los saco y los voy a votar al fondo del patio, cuando regreso otra vez ¡plof! ¡plof! más jícaros que fueron a volar dentro de la casa, sólo logré ver algunos que daban vueltas en el aire antes de caer en medio de la sala. Ya la ca... ustedes, vayan a jo... a otro lado, les dije.
Mi mamá se había ido a León donde un doctor amigo de ella, el doctor Paneagua, era doctor en medicina pero también era espiritista, pero mi mamá fue porque tenía unas dolencias, ¡pero ideay! ¡ya se estaba dando cuenta de lo que estaba pasando en la casa! y es que los espíritus se fueron a quejar con el doctor, éste decía a mi mamá:

—Usted tiene espíritu en su casa, ellos me dicen que una hija suya los maltrata, que les dice barbaridades.

—Si a ella la molestan ella se arrecha, pues —le dijo mi mamá al doctor y éste le dice:

—Pobrecitos, dígale que no los maltrate, si ellos están allí es por su otra hija; la Bertilda, que tiene tendencia al espiritismo pero no se ha dado cuenta de eso, es una médium.

— ¿Y qué es eso? —preguntó mi mamá.

—Pues alguien que se puede comunicar con los espíritus —le dijo el doctor.

Cuando mi mamá llega a la casa todo eso nos cuenta, entonces mi papá envió a la Bertilda a pasar un tiempo con unos familiares a León, pero los espíritus no se fueron, siempre molestaban haciendo ruidos.

Y es que todo comenzó desde que quitaron una pared que dividía el patio, ahí comenzaron con la fregadera, se fueron cuando se llamó al padre de la parroquia y bendijo cada rincón de la casa por dentro y por fuera, hasta que tronaban todas las tablas de la vieja casa cuando el cura echaba el agua bendita diciendo a los espíritus que se fueran, sólo así salieron y ya nunca regresaron.

Llegó la energía, la güela sopló el candil y al segundo intento lo apagó dejando una estela de humo negro. Todos estábamos agradecidos por sus cuentos que además nos sirvieron para conocer un poco de la vida de nuestros antepasados y de las personas que vivieron en estos lugares hoy bien poblados. 


© Cuentos e Ilustraciones de MauricioValdez Rivas. 
Del su libro Cuentos y Mitos de Nicaragua

Compra el libro impreso en Amazon


VISITE LA PAGINA DE CASA DEL LIBRO DE NICARAGUA http://casadellibronicaragua.com/